Introducción

Llevo un tiempo pensando escribir un blog, aunque sin saber sobre qué. En realidad, debería haber entendido enseguida que lo único a lo que podía dedicarme era uno sobre traducción. Este es, entonces, un lugar multilingüe; quien quiera participar, puede hacerlo en italiano, español, francés, inglés, así como en sardo, portugués y catalán, y puede comentar las entradas o proponer un tema relacionado con los idiomas. No muchas entradas serán en diferentes idiomas, probablemente solo esta, que sirve de presentación, y pocas más. Quisiera además añadir que, ya que no me gusta traducirme a mi misma, las diferentes versiones son similares, pero independientes, ninguna es la traducción de la otra.

Este es un periodo particular de mi vida, con mucha incertidumbre y muchos momentos sombríos; sin embargo, la idea de interpretar o traducir me ayuda y me da fuerza, solo quisiera que pasara más a menudo. Acabo de volver de Florencia, donde interpreté en el Foro Social Europeo y, una vez más, he visto que esta es mi vida, que la interpretación es el pilar que me aguanta, y que debería dedicar mi tiempo y mis energías a ello.

No me considero una experta del sector, y les agradecería a los lectores cualquier comentario, consejo o corrección. Por muchas razones, en parte porque he querido y en parte por casualidad, esta temporada me estoy dedicando al inglés, a pesar de que solo sea mi cuarto idioma. En realidad, la mía con el inglés es una lucha antigua, que me ha llevado a querer este idioma, pero a no llegar a aprenderlo de verdad o a usarlo como es debido. Este enfrentamiento sigue vivo, a pesar de un momentáneo alto al fuego.

Mi idioma nativo es sin duda el italiano, ni siquiera me considero bilingüe con el sardo. “Bilingüe” es una de las palabras que más me molesta y que más evito, a lo mejor debería dedicarle una de las primeras entradas. De todas formas, hablo y entiendo el sardo del Campidano pero, desafortunadamente, pertenezco a la generación que nunca lo estudió y que solo lo habla en casa. Tampoco sé escribirlo, y a esto quisiera ponerle remedio.

Por lo que se refiere a los demás idiomas, el español es sin duda mi segundo idioma, así como España es mi segunda casa. El francés, por otra parte, ha perdido terreno en los últimos años, no porque quise, simplemente ocurrió. El portugués, al contrario, es un idioma que estudié durante pocos meses y que, sin embargo, me encanta; por eso, espero mejorarlo cuanto antes, y lo practico siempre que puedo. El catalán lo aprendí durante mis trabajos de temporada en Gerona; lo entiendo, pero no lo hablo porque nunca lo estudié y no me siento cómoda al usarlo para expresarme. Para quien me conoce, quiero decir también que mis estudios de ruso pertenecen al pasado pero, mientras buscaba otro material, me topé con los viejos manuales. No sé si seré fiel a mi decisión pero, de momento, los he sacado a la luz otra vez y he decidido volver a mirar por lo menos las bases.

Creo que, como introducción al blog y a mi persona, estos párrafos sean suficientes. Solo pienso deber avisar de una cosa: probablemente, los sentimientos y los asuntos lingüísticos aquí estarán mezclados, pero no puedo evitarlo, ya que mi relación con los idiomas se basa en un amor fuerte y fiel, una unión a menudo complicada pero nunca en duda.

¡Disfrutad del blog!

Leave a comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: